Bosque El Domo – Conexión con la naturaleza tropical

Bosque el Domo

Un centro de tecnologías apropiadas en el Golfo de Urabá

Durante nuestra visita a la Reserva Natural El Bembé una serie de afortunadas casualidades nos dejaron caer en el Bosque El Domo (http://bosqueeldomo.blogspot.com, http://facebook.com/bosqueeldomo), donde conocimos a la familia que hace 15 años lo creó y actualmente gestiona.

Como su nombre indica, el corazón del bosque es un domo geodésico construido por la propia familia. Una estructura reticular de barras de aluminio y una cubierta de palma dan forma al gran domo, el cual en sus inicios fue construido con una estructura de madera y cubierta de papel concreto (una mezcla de papel reciclado y cemento). Un sistema fotovoltaico de dos paneles solares abastece de electricidad a toda la casa. Con un sol de justicia y su rendimiento ampliado (¡en un 30%!) gracias a un sistema (manual) de seguimiento del sol, no tienen ningún tipo de restricción energética. Encontramos alrededor del domo, asoleándose, varios de los inventos sobre los que venimos leyendo y formándonos desde hace tiempo, pero que aun no habíamos visto en funcionamiento. Molinos a pedales, baños secos adaptados al ecosistema del bosque húmedo tropical, reciclado masivo de plásticos, uso de energías alternativas… Todo sigue la línea de un estilo de vida sostenible con el medio que les rodea.

Una cocina solar cobra protagonismo gracias a los mil y un reflejos del mosaico de espejos que cubre la enorme antena parabólica reciclada que le da su estructura. En días soleados (para los que tengan la duda: no, con luz difusa estas cocinas no funcionan) cocinan con ella todos y cada uno de los platos del día. Un sistema de ajuste manual permite, de nuevo, el seguimiento del sol y la correcta colocación de la parábola.

Entonces nos llega el olor a pan recién horneado. De un horno solar sacan cuatro barras de un pan crujiente y recién hecho. Horno que acaba de los alcanzar 130ºC ideales para hornear casi cualquier cosa.

Cerca descansan unas botellas de cristal rellenas de agua, apoyadas sobre una superficie metálica curva. Acabamos de descubrir la purificadora. Basado en el sistema SODIS de purificación de agua con botellas PET, el uso de botellas de vidrio permite la purificación del agua sin el añadido de las posibles partículas de plástico al agua debido a la descomposición del mismo. Gracias a la radiación solar, el agua alcanza temperaturas superiores a los 60º (90º si la botella es oscura), además recibe los rayos UV, que eliminan los patógenos, quedando así el agua  totalmente potable y apta para consumo humano (comprobado por la Universidad de Antioquia, Medellín).

Una secadora solar para alimentos completa la colección de artefactos que transforman el poder del sol en energía calorífica o eléctrica, permitiéndoles vivir de forma independiente y sostenible.

Pero esto no es todo: El domo geodésico, estructura base de la bioconstrucción, no sólo es antisísmico, sino que genera un espacio más seco y fresco que el ambiente exterior gracias a su forma (chimenea natural) y su orientación.

Con una compostera en la que compostan absolutamente todo en menos de un año,  escaleras hechas con ecoladrillos (botellas plásticas rellenas de bolsas plásticas y otros residuos no orgánicos) embebidos en cemento y baldosas hechas con plástico reciclado (tanto el generado por ellos mismos como el que recogen de la playa de forma regular), absolutamente nada es desperdiciado o desechado.

Experiencia revitalizante e inspiradora que nos recuerda y demuestra que sí se puede vivir de forma sostenible y respetuosa con el medio ambiente.

Muchísimas gracias a Rodrigo, Miriam y Pablo por mostrarnos su inspirador modo de vida y compartir esa maravillosa tarde con nosotros.

 

Conoce más de el Bosque El Domo a través de nuestro Flickr: https://flic.kr/s/aHskEsX8Qz